Cada vez que se habla sobre SEO on page aparecen en algún momento los errores 404. Y demasiadas veces se interpretan de una forma errónea. Tanto que es increíble la cantidad de webmasters que se empeñan en tener cero errores 404 con la intención de mejorar SEO.

Tener cero errores 404 es posible. Basta cambiar el código de respuesta por otro. Por ejemplo, podemos seguir una de las “recomendaciones” más difundidas y hacer una redirección 301 al Home de todos los errores 404. Con esto tendremos cero errores 404, ¿pero conseguiremos el objetivo perseguido y mejorará el SEO? Probablemente todo lo contrario.

En este post explicaré qué son los errores 404 e intentaré convencerte para que les prestes la atención justa y que los trates como se merecen.

Error 404: ¿es realmente un error?

La primera fuente de confusión que provoca un trato inadecuado de los errores 404 puede que sea su nombre. El error 404 es un código de estado y cómo tal hay que entenderlo.

Un código de estado, a veces también llamado código de respuesta, es un encabezado HTTP que genera un servidor ante una solicitud. Los distintos códigos de estado se pueden dividir en 5 categorías:

  1. Respuestas informativas: 1xx
  2. Respuestas de éxito: 2xx
  3. Respuestas de redirección: 3xx
  4. Respuestas de error debido al cliente: 4xx
  5. Respuestas de error debido al servidor: 5xx

Todos los errores que comienzan con 4 indican que hay algún error con la solicitud que ha realizado el cliente o usuario. Esto no implica que haya error alguno en nuestra web o en nuestro servidor.

En concreto, el error 404 indica que la solicitud que ha realizado el cliente no se corresponde con un recurso disponible en el servidor.

Imagina que un usuario intenta visitar ejemplo.es/un-pagina-que-no-existe-en-tu-web. El servidor tiene y debe responder con un código de estado 404. En este contexto el código 404 no es un error, es el código de estado correcto.

Se ha solicitado una página que no existe en tu web, devuelves el código de estado que describe esa situación y los buscadores no indexarán esa URL. Así es como debe ser. Si una URL no puede ser resuelta, ¿para qué la van a indexar?.

¿Cómo afectan los errores 404 al SEO?

Tener 0, 20 o 2000 errores 404, como mero número, es completamente irrelevante. No afecta al SEO en absoluto ya que, como se ha explicado en el punto anterior, el error 404 es el código de estado correcto para URL incorrectas.

Es además algo que no podemos controlar. Cualquier usuario puede empeñarse en ir a ejemplo.es/una-pagina-que-no-existe.

¿Cómo controlamos que un usuario presente o futuro no cometa un error al escribir una URL? ¿Hacemos una redirección 301 de todos los errores 404 al Home como se suele recomendar? Esa sería la única forma de asegurarnos cero errores 404 para siempre, pero ni de coña lo hagas.

En cambio, si tenemos URL correctas que responden con un error 404, estas URLs no serán indexadas y es un problema muy grave que obviamente sí afecta negativamente al SEO. En este caso es imprescindible hacer la redirección 301.

Redirecciones 301 masivas para corregir los errores 404

Si un usuario sigue una URL errónea hacia tu web y en lugar de decirle que la URL es errónea le mandamos a otra parte con una redirección 301, es muy probable que el usuario acabe perdido y con una gran frustración.

Pongamos un ejemplo para ilustrar la gran equivocación de redirigir todos los errores 404.

Imagina que tienes una tienda online de cuadros y un usuario intenta ir a ejemplo.com/zapatos-rojos. Como no hay zapatos rojos, lo mandamos al home con una redirección 301 dónde mostramos la oferta de cuadros. Imagina que es en una tienda física:

  • (Cliente) Buenos días, estoy buscando zapatos rojos. ¿Tenéis?
  • (Dependiente) Sí, están en ese estante detrás de usted.
  • (Cliente). Perdone pero en ese estante sólo hay cuadros y yo vengo buscando zapatos rojos. ¿Tenéis?
  • (Dependiente). Sí, están en ese estante detrás de usted.
  • (Cliente) ¿Cómo? Si ahí sólo hay cuadros. ¿Tenéis zapatos rojos o no?
  • (Dependiente) Sí, están en ese estante detrás de usted.
  • (Cliente) ¿Pero que pasa? ¿Es que no me oye?
  • (Dependiente) Sí, están en ese estante detrás de usted.
  • (Cliente) Vaya tienda de ****. No vuelvo en la vida.

Espero que te haya quedado claro. Lo correcto es decirle al cliente “Lo sentimos, pero no vendemos zapatos rojos, somos una tienda de cuadros”.

Y junto a ese mensaje debe ir un código de estado 404 para que esa URL errónea no sea indexada por los buscadores. Además, podemos aprovechar esta interacción con el usuario para captar su atención creando un página de error 404 atractiva, útil y que pueda aportar algún valor añadido.

Hay que tener en cuenta también que una redirección 301 pasa todas las señales SEO a la URL de destino. ¿Imaginas que llegas a tener cientos de URLs erróneas que pasan señales SEO al Home de forma indiscriminada? ¿Realmente crees que será positivo para el posicionamiento de tu web? Probablemente provoque más daño que beneficio.

Redirecciones 301 para contenido eliminado

Otro uso común pero inapropiado de las redirecciones 301 es para solucionar errores 404 cuándo se elimina contenido. Si el contenido ha sido movido a otra URL, haz la redirección 301, que para eso está. Pero si lo has eliminado y no está disponible en una nueva URL debe devolver un error 404.

Los motivos son similares a los expuestos en el apartado anterior.

Imagina que tienes un post en tu blog que por cualquier motivo no lo quieres nunca más y lo eliminas. Ahora su URL representa un recurso no disponible en tu web y como tal debería devolver un código de estado 404. No les des más vueltas. Si lo has eliminado porque no lo quieres, no puede haber mejor código de estado.

¿Cuándo prestarle atención a los errores 404?

Siempre. Aunque haya dicho que su cantidad como tal no afecta al SEO y que es el código correcto para URLs incorrectas, siempre hay que prestarle atención para:

1.- Identificar URLs correctas que respondan con un error 404

Si una URL es correcta pero devuelve un error 404 no será indexada por los buscadores. Incluso es posible que se vea correctamente el contenido de esa URL pero que el código de respuesta sea 404. Es un problema muy grave que hay que solucionar de forma urgente. Una URL válida nunca debe responder con un estado 404.

2.- Identificar URLs incorrectas pero cuyo destino correcto sea obvio

En ocasiones podemos encontrarnos con errores 404 en URLs que son incorrectas pero que sabemos la URL que quería visitar el usuario. Este tipo de errores se suelen deber a fallos humanos a la hora de escribir o compartir URLs.

Un ejemplo que se me ocurre es cuándo escribes google.com/webmaster y eres redirigido a google.com/webmasters. Es obvio dónde quieres ir y sería absurdo que Google no te redirigiera. Otra cosa sería que escribas google.com/jhdu-sdf-oijksijd y Google te redirigiera a google.com/webmasters. ¿Cómo puede saber Google que quieres al Search Console y no Adsense por ejemplo?

Así que, si tienes un error 404 en una URL incorrecta pero sabes sin lugar a dudas la URL que quería el usuario, haz una redirección 301. De lo contrario perderás un tráfico completamente legítimo.

3.- Errores 404 en enlaces que compartes en tu web

Ya sean enlaces internos o externos, cualquier enlace que haya en tu web debe alcanzar el destino correcto. Si el destino no existe, ¿para que lo quieres en tu web? ¿para que lo quieren tus usuarios?

Si hay enlaces en tu web que dirigen a un destino con error 404, soluciónalo. Si el destino ha cambiado de URL actualiza el enlace, pero si no puedes encontrar la nueva URL, elimínalo. En ocasiones, sobre todo en recursos utilizados como referencias, puede ser interesante dejar la URL junto al aviso de que ya no está disponible y el atributo rel="nofollow", o su reemplazo con la versión en Web Archive, aunque con esto ya entramos en otro tema.

Conclusión

  1. Lo importante no es el número de URLs que dan error 404, lo importante es saber si esas URLs son válidas o no.
  2. Si una URL no es válida y devuelve un error 404. Es correcto, nada que solucionar.
  3. Si una URL es válida y devuelve un error 404. Es incorrecto, hay que solucionarlo.
  4. Si una URL no es válida pero es obvio el recurso que quería el usuario, haz la redirección 301.
  5. Olvídate de conseguir cero errores 404. No conseguirás mejorar el SEO, puede incluso que lo contrario.
  6. Los enlaces presentes en tu web, tanto internos como externos, deberían dirigir a recursos válidos. Soluciona los enlaces rotos.

Para terminar os invito a leer una entrada de Google Webmaster Central Blog dónde hablan de esto y otras más cosas respecto a los errores 404 y como manejarlos: Do 404s hurt my site?

  • Muy aclaradora . Eso me había parecido, que tenían una utilidad… es totalmente cierta la sensación que explicas y la frustración que produce.

  • Oscar Ballesteros

    Yo agregaría que en la página personalizada se de la opción de ir al home
    y/o de un buscador, para que el usuario pueda redefinir su búsqueda en el
    propio sito… o es muy tonto lo que estoy diciendo?

    • Lo que comentas entra dentro de:

      Podemos aprovechar esta interacción con el usuario para captar su atención creando un página de error 404 atractiva, útil y que pueda aportar algún valor añadido.